2021-08-02

Written by Manuel

03/08/2021

Así como una fruta que no está madura en el árbol es verde, amarga y no apta para el consumo, nuestros corazones llenos de ego, apego y egoísmo no son aptos para ser ofrecidos a Dios. Necesitamos limpiarlos y permitirles madurar con el jugo de la devoción para que puedan ser ofrecidos a los pies de Dios.

Sri Madhusudan Sai

You May Also Like…

2021-09-28

Sólo se puede alcanzar a Dios mediante un intenso anhelo y suspiración por El. El anhelo tibio por Dios sólo obtendrá...

2021-09-27

El satsang o compañía de personas con la mente puesta en Dios es el trampolín hacia la vida espiritual. La buena...

2021-09-26

Buscar y alcanzar a Dios debería ser la única meta en nuestra vida. Cada momento debe gastarse guardando este ideal en...

0 comentarios