2020-08-13

Written by Manuel

13/08/2020

En cualquier momento, cuando su mente o sus sentidos intenten disuadirle y distraerle del camino de Dios, dígales alto y claro como el rugido de un león, ¡Oh mente! ¡Oh sentidos! No interferaís conmigo, porque soy el mismísimo hijo de la inmortalidad, soy verdaderamente Dios y, por lo tanto, no sucumbiré a sus mezquindades.

Sri Madhusudan Sai

You May Also Like…

2021-08-03

Una persona que ha realizado su unidad con toda la creación no ve ninguna diferencia entre él y cualquier otro ser...

2021-08-02

Así como una fruta que no está madura en el árbol es verde, amarga y no apta para el consumo, nuestros corazones...

2021-08-01

Si hacemos de Dios el centro de nuestras vidas, no estaremos comparando el nivel de nuestras vidas con el de los...

0 comentarios